La fotografía es mi pasión. Capturar el instante preciso en el que un sentimiento, una idea o una forma se revela por la luz, es el momento más inspirador al que me enfrento en mi trabajo; puedo transitar desde la fotografía de moda, el paisaje o incluso la fotografía publicitaria, siempre en la búsqueda de plasmar lo que percibo. Pero es en la fotografía social en donde, al observar a las personas, en ese momento íntimo, mágico, especial, el que me llena de satisfacción al capturar la belleza de la alegría y felicidad que emanan de quienes fotografío, en una complicidad que solo se logra al ser libres frente a la cámara. Tal vez por ello me identifico tanto con la frase de Julia Margaret Cameron: “Añoraba atrapar toda la belleza que me pasara por delante y, a la larga, creo haber satisfecho tal anhelo”.